martes, 29 de noviembre de 2011

Los 7 habitos de la gente altamente efectiva - Resumen del libro de Stephen R. Covey

Biografía de Stephen R. Covey 
Stephen R. Covey es conocido por ser el autor del libro de gran venta: Los siete hábitos de las personas altamente efectivas. Nació el 24 de octubre de 1932 en Salt Lake City (Utah, Estados Unidos). Stephen Covey reside con su esposa Sandra, y su familia en Provo, Utah, que es en donde se encuentra La Universidad Brigham Young University que es precisamente donde el Dr. Covey enseñó antes de la publicación de su prestigioso libro. Stephen Covey además es padre y abuelo, tiene nueve hijos y cuenta con cincuenta y dos nietos; recibió el premio de Paternidad del «National Fatherhood Initiative», (iniciativa nacional de paternidad) en el año 2003. Covey es el co-fundador de lo que anteriormente se denominaba «Covey Leadership Center», (Centro Covey de liderazgo) en Salt Lake City, Utah, institución que fue luego adquirida por la compañía FranklinQuest, el 30 de mayo de 1997 convirtiéndose en «Franklin Covey Company», una compañía que ofrece sus servicios profesionales a nivel mundial y cuya especialidad consiste en vender cursos y seminarios de formación para la gestión de negocio, herramientas para aumentar la productividad, así como también la Gestión del Tiempo, tanto para individuos como para organizaciones. Stephen Covey posee una licenciatura en Administración de empresas, que le fue otorgada por la Universidad de Utah (en Salt Lake City), una maestría en Administración de Empresas, obtenida de la Universidad de Harvard y un doctorado en historia y doctrina de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, otorgado por la Universidad Brigham Young. Prácticamente ha dedicado gran parte de su vida a la enseñanza y practica de los preceptos que detalla en sus libros, de cómo vivir y liderar organizaciones y familias basándose (centrándose) en principios los cuales él sostiene, son universales y como tales son principios aceptados por las grandes religiones y sistemas éticos del mundo. Los 7 principios que presenta en los 7 Hábitos no son pensamientos originales; el autor no pretende haber originado las ideas sino simplemente haber encontrado el marco y el lenguaje para articular estos principios eternos en tales 7 hábitos, los cuales se pueden encontrar en la totalidad de las religiones universales principales. Cree que los principios en sí mismos son “auto-evidentes”, es decir, “no se puede realmente argumentar en su contra”. Su visión es que todas las personas altamente efectivas, y todas las organizaciones efectivas que perduran, han utilizado los 7 hábitos en mayor o menor medida para sostener su éxito. Covey dice que los 7 hábitos son “conocimiento común”, y, de hecho se podría razonar que actualmente los hábitos se oponen a la naturaleza básica humana. Según nuestra propia naturaleza, somos criaturas reactivas y nos inclinamos a actuar principalmente según nuestro propio interés. Pero también, como seres humanos somos capaces de tener pensamientos y acciones más elevados; mediante un trabajo intenso de internalización de los 7 hábitos podemos desarrollar una actitud proactiva. Al hacerlo, podemos hacernos cargo de nuestro destino y ser capaces de ejercer influencia sobre otras personas para lograr el bien común.


“Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” 
Introducción Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, publicado inicialmente en 1989, en inglés (titulado originalmente The Seven Habits of Highly Effective People), es un libro de autoayuda escrito por Stephen R. Covey. Desde su publicación inicial, se han vendido más de 15 millones de copias en treinta idiomas. En esencia, el libro lista treinta y dos principios de acción, que, una vez establecidos como hábitos, ayudarán al lector a alcanzar un alto nivel de efectividad en los aspectos relevantes de su vida. Covey argumenta que dichos hábitos están basados en principios de carácter ético, que —a diferencia de los valores—, son atemporales y universales. Paradigmas y principios Los paradigmas son los elementos que constituyen el marco de referencia desde el cual cada individuo mira la realidad. Determinados paradigmas causan la adopción de ciertos principios de vida que comúnmente tienen bastantes aspectos erróneos. El hecho de tener apertura para cambiar de paradigmas es la premisa con la cual el autor compromete al lector para proceder al análisis de los hábitos. Al presentarse un cambio en la percepción de los paradigmas directamente influyen y se realiza un cambio en la actitud y la conducta de la persona. El desarrollo personal transcurre en tres etapas:
Victoria privada Las metas personales a seguir en el futuro, en el corto y largo plazo. Muy importante en este apartado es la definición de la misión personal, para lo cual Covey provee ejemplos y herramientas de trabajo.
Los hábitos
Un hábito están en la intersección de tres componentes que se solapan: el Conocimiento, las Habilidades, y el Deseo (o actitud). El Conocimiento le indica qué hacer y por qué. Las Habilidades le enseñan cómo hacer las cosas. El Deseo es la motivación, sus ganas de hacerlas.
Hábito 1 – Ser proactivo
Ser proactivo significa tomar la responsabilidad por su propia vida ejercitar la habilidad de seleccionar su respuesta ante cualquier estímulo. Esto implica comportarse según su decisión consciente, basado en sus valores, no en las condiciones en las que se encuentra. La proactividad nos faculta para responder (responsabilidad) de acuerdo con nuestros principios y valores. En esencia, es lo que nos hace humanos y nos permite afirmar que somos los arquitectos de nuestro propio destino.
Hábito 2 – Comience con un fin en mente
Este es el hábito del liderazgo personal, que indica la necesidad de comenzar cada día con un claro entendimiento de su dirección y destino deseados. Es necesario entender que todas las cosas son creadas dos veces. Piense en la construcción de una casa antes de comenzar la construcción, se dibuja un plano (la primera creación). Posteriormente, construye la casa (la segunda creación). En los negocios ocurre igual: la primera vez, usted define lo que desea lograr, posteriormente diseña todas las partes del negocio para lograr el objetivo.
Hábito 3 – Poner primero lo primero
En el hábito 1, aprendió que puede crear su propio paradigma. En el hábito 2, descubrió los principios básicos por los cuales debería vivir y trabajar. Una vez aprendido esto, estará listo para poner primero lo primero cada día, a cada momento. Como conclusión del proceso de victoria privada, después de adoptar el hábito de la proactividad que permitirá asumir responsabilidad, y habiendo definido el fin que se desea alcanzar, es esencial saber cuál es el siguiente paso. Este capítulo trata sobre eso. Se sugieren herramientas y
métodos de priorización. Además incluye un cuadro en el que muestra las cosas urgentes y las importantes haciendo referencia a las personas que por no priorizar tareas su vida se mantiene en constantes actividades urgentes y continuo afán haciendo de este una persona reactiva. Victoria pública La victoria pública está relacionada con la transición de la independencia hacia el ganar/ganar. En las actividades en las que toca al individuo relacionarse con otras personas, puede pensar de cuatro maneras: perder/perder (no me importa perder, si tú pierdes), perder/ganar (perderé aunque tu ganes) y sus correspondientes ganar/perder (te haré perder), y ganar/ganar (podemos hacer algo en que ambos salgamos beneficiados). El término sinergia significa que el todo es mayor que la suma de las partes.
Hábito 4 – Piense ganar/ganar Pensar en ganar/ganar (beneficio mutuo) nos permite desarrollar una mentalidad de abundancia material y espiritual, pues nos cuestiona la premisa de que la vida es un «juego de suma cero» donde para que alguien gane, alguien tiene que perder. Cuando establecemos el balance entre nuestros objetivos y los objetivos de los demás podemos lograr el bien común. Cuando nuestra determinación se balancea con la consideración para con los demás, estamos sentando las bases para la convivencia y la equidad entre los seres humanos.
Hábito 5 – Busque primero entender y luego ser entendido
Este es el hábito de la comunicación efectiva. La mayoría de las personas pasan su vida aprendiendo a comunicarse en forma escrita o hablada, pero tienen poco entrenamiento en escuchar, en entender. Es la esencia del respeto a los demás. La necesidad que tenemos de ser entendidos es uno de los sentimientos más intensos de todos los seres humanos. Este hábito es la clave de las relaciones humanas efectivas y posibilita llegar a acuerdos de tipo ganar/ganar.
Hábito 6 – Sinergice
El hábito de sinergizar implica la cooperación creativa y el trabajo en equipo: las personas con mentalidad ganar/ ganar, y que escuchen con empatía, pueden aprovechar sus diferencias para generar opciones que no existían. Es el resultado de cultivar la habilidad y la actitud de valorar la diversidad. La síntesis de ideas divergentes produce ideas mejores y superiores a las ideas individuales. El logro de trabajo en equipo y la innovación son el resultado de este hábito.
Renovación En esta parte se explica el proceso de cambio, no cíclico sino lineal, a partir de las victorias anteriores, en un plan de llegar al cambio personal.
Hábito 7 – Afilar la sierra
Es el hábito de la auto-renovación, de mejora constante. Es el mantenimiento básico necesario para mantener los hábitos restantes funcionando adecuadamente. La efectividad, como se mencionó anteriormente, se logra cuando se puede mantener el equilibrio entre la producción (P) y la capacidad de producción (CP). Es usar la capacidad que tenemos para renovarnos en las cuatro dimensiones: física, emocional, mental y espiritual. Es lo que nos permite establecer un balance entre todas las dimensiones de nuestro ser, a fin de ser efectivos en los diferentes papeles (roles) que desempeñamos en nuestras vidas.
Ejemplos ilustrativos sobre cada hábito
Hábito 1: Responsabilidad  Valore positivamente la proactividad porque su práctica cotidiana le significará también mayor libertad personal.  Sienta, piense y actúe reconociendo que su familia es su responsabilidad más importante.  Acepte nuevos retos que lo desafíen a cuestionar y romper su precaria seguridad para desarrollarse cada vez más.  Supere con decisión y valor las barreras internas y externas que le impiden actuar en forma proactiva.  Anticípese al futuro diseñando con creatividad y oportunidad acciones preventivas.  Actúe con suma responsabilidad en su trabajo como un camino inteligente para progresar.  Reafirme día a día la responsabilidad que tiene sobre su propia vida.
Hábito 2: Liderazgo personal  Algunos ejemplos ilustrativos sobre lo que es el hábito del liderazgo personal, son los siguientes:  Decida y actúe iluminándose con su propia visión de futuro.  Dirija su vida previendo su derrotero futuro.  Contraste sus decisiones y acciones con su misión personal y realice los ajustes que correspondan.  Acepte que su vida tiene un sentido . . . pero reconozca también que es usted quien tiene que descubrirlo.  Identifique los principios y valores que orientan su propia vida.  Determine el sentido de su vida y comprométase con el mismo.  Lidere su vida trazando el rumbo que recorrerá hoy y mañana.
Hábito 3: Administración personal  Defina en forma prioritaria los objetivos y metas que deberá alcanzar en el corto, mediano y largo plazo.  Decida sobre aquello que no es urgente pero sí importante en su vida . . . y determine actuar en consecuencia.  Precise sus roles y objetivos, esfuércese por cumplirlos…y renuévelos.  Establezca un modelo de conducta que le permita ser plenamente interdependiente.  Efectivice sus resultados definiendo previamente la jerarquía de sus obligaciones.  Trabaje y comprométase diariamente sobre su victoria privada.  Practique a diario el uso de su planificador (agenda) para marcar día a día la diferencia.
Hábito 4: Beneficio mutuo  Piense que si trata al otro como a usted mismo le gustaría ser tratado, estaría sembrando la semilla del ganar / ganar.  Acepte el hecho de que tanto usted como los demás pueden y deben resultar beneficiados en una negociación.  Negocie actuando con integridad, madurez y mentalidad de abundancia.  Decida aquello que favorezca el bien común y la equidad.  Actúe pensando en que todos deben beneficiarse.  Cultive una filosofía de vida ganar / ganar en la vida familiar, laboral y social.  Estimule la inteligencia del equipo de trabajo aportando una filosofía y conducta sustentada en ganar / ganar.
Hábito 5: Comunicación empática  Aprenda mentalmente a ponerse en los zapatos del otro para empezar a comprenderlo.  Pregúntese si la calidad de su comunicación con las personas aporta el respeto necesario y posibilita una convivencia armoniosa.  Reconozca que para comprender al otro deberá aprender a escucharlo…con la mente abierta.  Entienda al otro para comunicarse, primero, y encontrar juntos una solución efectiva, después.  Compórtese con la necesaria firmeza y seguridad frente a los demás para ser escuchado.  Realice depósitos constantes y positivos en la cuenta bancaria emocional de los demás.  Aprenda a establecer una comunicación empática escuchando y dejándose escuchar.
Hábito 6: Interdependencia  Sinergice actuando con proactividad, competitividad y creatividad en su equipo de trabajo.  Seleccione la tercera idea superior en los grupos humanos en los que participe.  Alcance nuevos logros y propicie la innovación en su propia familia.  Supérese a sí mismo para desarrollar cada una de las dimensiones de su personalidad y lograr una mayor sinergia interna.  Actúe proactivamente para ayudar a la formación de un equipo de trabajo bien integrado y productivo.  Acepte la diversidad como una fortaleza del equipo de trabajo que se necesita explotar con inteligencia, creatividad y sensibilidad.  Intégrese a un equipo de trabajo sumando y multiplicando esfuerzos para alcanzar los objetivos del grupo en forma sinérgica.

Hábito 7: Mejora continua
 Descanse plácidamente las horas que necesita para reponer sus energías físicas y mentales.
 Lea, estudie y reflexione…todavía sigue siendo una de las maneras más inteligentes de informarse, educarse y cultivarse.
 Mejore todo lo que realiza, siempre existirá la posibilidad de mejorar.
 Aliméntese en forma nutritiva y sana para estar siempre en buena forma.
 Desarrolle su carácter expresando en su conducta principios y valores positivos.
 Ofrézcase a sí mismo la posibilidad de renovarse en todos las dimensiones de su personalidad.
 Cultive una vocación de servicio sirviendo a los demás con amor.

Bibliografía 
http://es.wikipedia.org/wiki/Stephen_Covey http://stephen-covey.blogspot.com/2009/03/biografia.html http://www.resumido.com/es/libro.php/103 http://es.wikipedia.org/wiki/Los_siete_h%C3%A1bitos_de_las_personas_altamente_efectivas http://html.rincondelvago.com/los-siete-habitos-de-la-gente-altamente-efectiva_stephen-covey_1.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada